Notas explicativas - Capítulo ii

i - ii - iii - iv - v - vi - vii - viii - apéndice

“… cual música de infernal poder, habrá de entrarles por las orejas…”


Carpentier entrelaza en la narración numerosas referencias a las obras de teatro de Shakespeare. Lo hace, principalmente, para ridiculizar la aparente contradicción entre la barbarie indígena en América y el reconocido refinamiento cultural europeo. Aquí alude, por supuesto, a la trama de Hamlet.




“Espejo de Paciencia”


Espejo de paciencia” es un poema épico que compuso en 1608 Silvestre de Balboa (1563-1644), y es considerado la primera obra literaria escrita en Cuba. Es interesante señalar que la palabra espejo cuenta con una acepción adicional a la más conocida en nuestros días, un poco arcaica pero definitivamente adecuada para la era de Balboa: un comportamiento ejemplar que debe ser imitado.




“… por distintos parajes del Caribe y de la Florida.”


El personaje del negro Salvador y la historia del secuestro y la liberación del obispo son descritos de esta manera en el poema. El joven Filomeno, por otro lado, es un personaje imaginario inventado por Carpentier como punto central de su narrativa.




“… el buen Fray Juan de las Cabezas Altamirano, …”


Fray Juan de las Cabezas Altamirano y de la Calzada (1565-1615) perteneció a la orden dominicana y desempeñó altos cargos al servicio de la monarquía española y de la iglesia católica.




“… reinaba en España un Rey Fernando …”


“El gran almirante don Cristóbal” es, por supuesto, Cristóbal Colón (1451-1506). Colón se hizo a la mar en el Puerto de Palos en el sur de España el 3 de agosto de 1942, a la cabeza de una pequeña flota de tres barcos con la que cruzó el océano atlántico. El 12 de octubre bajó a tierra por primera vez, en una de las islas del mar Caribe que los nativos llamaban Guanahaní. El 27 de octubre arribó a una isla más grande que hoy denominamos Cuba. En principio la llamó Juana, en nombre de Juan de Aragón (1478-1497), el entonces heredero al trono. Posteriormente, dado su tamaño significativamente mayor al del resto de islas en la zona, el nombre fue substituido por Fernandina, en representación del rey Fernando II de Aragón (1452-1516). Fernando de Aragón e Isabel I de Castilla (1451-1504), apodados los Reyes Católicos, fueron quienes concedieron el beneplácito y la financiación para los viajes de Colón. La palabra Cuba se deriva del nombre que los nativos confirieron a la isla: Colba.




“… que para sacar una verdad en limpio menester son muchas pruebas y repruebas.”


Esta línea fue tomada, palabra por palabra, del texto de Don Quijote; Segunda parte, capítulo XXVI.




“… en arrebato de vencedores, a la ilustre ciudad de Bayamo.”


Carpentier quiso resaltar aquí la sutil ironía que la historia le deparó, pues a causa de la victoria sobre el pirata Girón su nombre fue asignado a la costa donde él fue vencido (Playa Girón). Trescientos años más tarde, en el mismo lugar los nuevos invasores extranjeros también fueron derrotados en 1961, en la fallida operación liderada por las fuerzas estadounidenses de la CIA (acompañados por colaboradores cubanos exilados) y conocida como la invasión de Bahía de Cochinos. Más aún, el lugar de nacimiento de Salvador, Yara, en las proximidades de la ciudad de Bayamo, se asocia naturalmente en la memoria colectiva nacional cubana al Grito de Yara, el primer grito de independencia frente al gobierno español que se escuchó en la isla, en 1868. No fortuitamente cita Carpentier el fragmento del poema de Bilboa donde Salvador, hijo de Golomón, es descrito como “negro valiente, / de los que tiene Yara en su labranza”.




“… Aquiles en Bayamo o Aquiles en Coyoacán, según sean de notables los acontecimientos.”


Las reflexiones del Amo sobre la presencia de personajes mitológicos del mundo clásico en la historia de Filomeno hacen eco de una discusión erudita e importante que era bien conocida por Carpentier. Su origen se remite a la obra del pensador mexicano Alfonso Reyes (1889-1959), a quien Jorge Luis Borges, por ejemplo, se refirió a Reyes como “el mejor prosista en lengua castellana de todos los tiempos”. Los escritos de Reyes influyeron en la noción del propio Carpentier sobre la identidad cultural americana como una identidad de confluencias entre el hombre europeo, indígena y africano – mestizaje. Reyes mencionó la “americanización” de la Edad Antigua como un elemento importante de esta identidad. Se refería a la manera como la cultura clásica grecolatina fue adoptada e integrada de forma orgánica y natural en aquella de los pueblos de América Latina, en obras diversas tanto en el arte como en la literatura. En su artículo “ Moctezuma y la Eneida mexicana”. Reyes creó un paralelismo sugerente entre la historia de la conquista de Tenochtitlán a manos de Cortés y la epopeya de Virgilio: a la llegada de Eneas en Italia, el rey Latino lo recibe sin luchar, hace una alianza con él y le entrega a su hija Lavinia por esposa, a causa de una antigua profecía según la cual ella se casaría con un extranjero. El paralelismo procura enfatizar que más allá del encuentro y la confrontación entre los dos personajes, Cortés y Montezuma, se trata de un momento decisivo de creación de una nueva cultura que surgirá de este encuentro, dando a luz a una nueva civilización en América que crecerá y florecerá con gran intensidad. Este es, como ya se mencionó, uno de los temas que subyace la obra completa de Carpentier y ciertamente el tema central que él explora esta novela.




“ ... un órgano de palo que, en descansos, en descansos, tañía el ciego Antonio de Cabezón.”


Antonio de Cabezón (1510-1566) fue unos de los compositores españoles más importantes en la temprana Edad Moderna. Ciego desde la infancia, fue el músico favorito de Felipe II (1527-1598). Cabezón acompañó al rey en sus numerosos viajes por Europa llevando consigo el " órgano de palo" que podía transportarse con facilidad.





© 2020 by Leo Corry.